Rebeca Ruiz

El exceso de talento diezma a la juventud española

In Uncategorized on julio 14, 2009 at 10:20 am

Una nueva disfunción social está haciendo mella entre los adultos menores de 30 años. Llamada por los expertos SET o Síndrome de Exceso de Talento, se presenta preferentemente en jóvenes con un alto nivel cultural, imaginativos y con experiencia laboral, que se encuentran con un muro de indiferencia o incluso reprobación social en cuanto pretenden cambiar de empleo o mejorar sus condiciones laborales.

Joven con SET

Joven con SET

El joven aquejado de SET a menudo tiene un talento multidisciplinar que le hace apto para desempeñar tareas muy diversas, siempre y cuando se conforme con un salario máximo de cajera de supermercado. De esta forma, podemos encontrarnos enfermos de SET en puestos creativos o de responsabilidad, pero que todavía viven con sus padres al no poder pagarse su propia vivienda. Éste es el caso de José Ramón Llopis, flautista travesero de 28 años que vive con sus padres prejubilados en San Blas, un barrio de Madrid. “Aunque el primer instrumento que aprendí a tocar fue la flauta travesera, hoy domino el saxo tenor, la flauta de pico, la tuba, la corneta y los crótalos románticos. Hace dos años me hicieron coordinador de la sección de viento en la banda musical del barrio y estoy muy contento con mi puesto, aunque todo mi beneficio consista en un par de bocadillos las tardes en que actuamos. Además, estoy terminando un máster de dirección de orquestas sinfónicas con el programa a distancia de la universidad de Praga”.

Cuando se le pregunta si le gusta vivir todavía en el domicilio paterno, J.R.L. responde apesadumbrado que, aunque la convivencia es muy buena, sus padres están en edad de disfrutar en los viajes del Imserso y no de mantenerle a él. “Pero no hay manera: los directores de orquesta enarcan las cejas en cuanto les digo todo lo que sé hacer y me dicen que están buscando a alguien que sólo sepa tocar un instrumento. Yo intento convencerles de que estoy capacitado para ceñirme a un solo instrumento e incluso tocarlo algo peor de lo que sé, pero no puedo convencerles. Me dicen que tengo unas aptitudes envidiables y que siga buscando trabajo en alguna orquesta de organización más flexible donde pueda encajar bien. En esas estoy desde hace dos años”, se queja cabizbajo. En realidad, entre los músicos profesionales es bastante común dominar técnicas e instrumentos muy diversos, aunque estadísticamente sólo los que tienen más de cuarenta años tienen alguna posibilidad de sacar provecho de esta destreza.

R.R., con SET en fase temprana

R.R., antes del SET

Volviendo a la relación entre el SET y la vivienda, algunos pacientes como Rebeca Ruiz, que vive con su novio en Las Rozas, han logrado salir de casa de sus padres. “La verdad es que él aporta mucha alegría a mi vida”, nos comenta alborozada. “No sólo es el hombre de mis sueños, sino que además llevo tres años de gorra en su piso. Tenemos planes de hipotecarnos juntos, aunque siempre acabamos posponiéndolo.” Rebeca era responsable de cuenta en una pequeña empresa de consultoría web de Arturo Soria. “En mi trabajo me acostumbré a hacer de todo: tomaba requisitos, planificaba las tareas, coordinaba el equipo, maquetaba, auditaba código y hacía consultoría de usabilidad, SEO y accesibilidad. ¡Incluso redactaba contenidos! Pero el día que me descubrí a mí misma robando quesitos en el supermercado, supe que tenía que cambiar de empresa”.

Sin embargo, y al igual que le ocurría a José Ramón Llopis, Rebeca no está teniendo suerte en su búsqueda: “Siempre me dicen lo mismo. En los últimos meses no he hecho más que escuchar opiniones elogiosas acerca de mis aptitudes. Se alaba mi capacidad de análisis, mi creatividad y mi iniciativa, pero al parecer no son estas las cualidades que buscan los empresarios del sector en estos momentos. Incluso he pensado en recortar mi currículo para que parezca que domino menos cosas de las que sé hacer.”

Considerar recortar el propio currículo es un rasgo característico en los jóvenes que llevan años padeciendo SET y se encuentran en un estadio avanzado de la enfermedad. Sin embargo, esta estratagema no suele funcionar, ya que el empresario español es muy avispado para detectar el talento y esquivarlo aunque se le oculte. Finalmente, si el SET sigue avanzando, lo normal es que el paciente opte por reorientar su carrera hacia un área para la que no se encuentra en absoluto capacitado, debido al trauma que le ocasiona la exhibición continua de su talento sin resultados satisfactorios. Rebeca Ruiz, nuestra joven SET de Las Rozas, se está planteando seriamente hacerse promotora de anchoas de Santoña en una conocida superficie comercial de Majadahonda. “Debido a mi incapacidad manifiesta de apreciar las anchoas, sé que en mi nuevo puesto de trabajo me sentiré valorada con justicia. Eso sí, no todo el mundo es apto para esto. Si hubiera sido tan buena embajadora de la anchoa como Miguel Ángel Revilla, mi enfermedad no haría más que agravarse.”

Varias universidades europeas y norteamericanas están colaborando para encontrar una estrategia de lucha efectiva contra este peligroso síndrome que está acabando con las esperanzas de gran parte de nuestra juventud. Dentro de unos meses, publicarán de forma conjunta un estudio con sus conclusiones acerca de la etiología y tratamiento de esta enfermedad. Mientras tanto, recomendamos ciertos hábitos de higiene mental a la población, como leer a Jardiel Poncela o ir de vacaciones a la playa.

Anuncios
  1. He de informar a mis queridos Seterianos que esta disfunción social se está viendo extendida, probablemente por la no-crisis financiera, a jóvenes (já) menores de 40 años.

    Uno de los efectos que produce el reiterado padecimiento del SET es la falsa sensación de abducción alienígena causando la alucinación de haber pasado diez años de tu vida en otro planeta.

    Una de los tratamientos planteados ante este síndrome es la emigración a países de cultura completamente diferente e idioma desconocido, ya que tu experiencia se ve mermada drásticamente debido al no entendimiento. Tras cinco años de tratamiento repetir el proceso cada dos años y de esta forma en caso de continuar con la enfermedad se evita la sensación de abducción inducida y claro está se viaja un montón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: